Buscar
Búsqueda avanzada
  9. LAS VANGUARDIAS: GENERACIÓN DEL 27 (1920-1936)    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


Personalidades literarias I

El 1 de febrero de 1932 aparece en Tenerife el primer número de la revista gaceta de arte, que introduce en las islas una nueva corriente: el experimentalismo. Con éste, las ansias de libertad. Todos los poetas de este movimiento intentan conciliar todas las tendencias que se daban en este tiempo y en otras latitudes, especialmente el surrealismo. Ello supone una reacción contra el modernismo. No obstante, ya en 1927, la  revista La Rosa de los Vientos, fundada por Juan Manuel Trujillo, había dado a conocer los primeros atisbos de la vanguardia en las Islas y las superaciones manifiestas del modernismo isleño.

Primera portada de la revista gaceta de arte, la cual se convirtió en una de las guías más importantes del nuevo arte, con repercusión en Europa.

El surrealismo es el movimiento literario y artístico, definido en 1924 por André Breton, como la tendencia del artista a expresar pensamientos libres de todo control ejercido por la razón y al margen de toda preocupación moral. En la obra abundan imágenes aparentemente absurdas, pero que tienen una conexión lógica a nivel inconsciente, tal como ocurre en el lenguaje de los sueños. Precisamente en Tenerife, se celebró la primera exposición surrealista de España.

Se convierte gaceta de arte en una de las guías más importantes del nuevo arte, con repercusión en Europa. El Manifiesto surrealista de 1935 es firmado por Agustín Espinosa, P. García Cabrera, D. Pérez Minik, Eduardo Westerdahl y otros.

EMETERIO GUTIÉRREZ ALBELO (Icod de los Vinos, Tenerife, 1904 – Santa Cruz de Tenerife, 1969) La intensa labor de Gutiérrez Albelo vio la luz en numerosos medios aunque es relevante su función en gaceta de arte (1932-1936), Mensaje (1945-1946) y Gánigo, revista que fundó en 1953 y dirigió hasta su muerte en 1969. Su primer poemario fue Campanario de la Primavera en 1930. En ediciones gaceta de arte se publican sus dos siguientes poemarios, principales en su producción, Romanticismo y cuenta nueva (1933) y Enigma del invitado (1936).La primera, inmersa en la vanguardia, inicia los primeros pasos hacia el surrealismo total de la segunda.

La intensa tarea del poeta icodense Gutiérrez Albelo, le llevo a publicar en numerosos medios como la revista gaceta del arte, Mensaje, o Gánigo.  

Con la Guerra Civil, el poeta rompe con su pasado y acopla su poesía a la realidad sociopolítica del nuevo Régimen, con aires existencialistas y religiosos. Tras ocho años sin publicar aparece Cristo de Tacoronte (1944) al que siguen dos libros en una línea similar en diversos momentos de su producción: Los Milagros (1951) y Apuntes para una vida de Cristo (1969).

Con Los blancos pies en tierra (1951) obtiene el Premio Tomás Morales de Poesía y de 1964 es Geocanción de España. Póstumamente, aparecieron los siguientes títulos que terminan por constituir la obra de Gutiérrez Albelo, uno de los grandes poetas modernos de la literatura canaria: Antología poética (1969), Poesía última (1970), El rincón de la amistad (1971), Tenerife y el mar (1973) y Las alas del tiempo (1974).

Audio: Enigma del invitado - Emeterio Gutiérrez Albelo (pendiente)

PEDRO GARCÍA CABRERA (Vallehermoso, La Gomera, 1905 – Santa Cruz de Tenerife, 1981) Su infancia transcurre en La Gomera y Sevilla. Luego, se traslada con su familia a la ciudad de La Laguna donde estudia bachillerato y Magisterio. Comienza a publicar poemas en revistas como Hespérides, Altavoz o Gaceta de Tenerife. Funda la revista Cartones en 1930 y es secretario de redacción de gaceta de arte de 1932 a 1936. Inicia su etapa vanguardista con Líquenes, publicada en 1928. Escribe su pieza dramática Proyecciones y publica su segundo libro en 1934, Transparencias fugadas, en la que desarrolla la veta surrealista que figurará también en Los senos de tinta (prosa), La rodilla en el agua (escritas entre 1934 y 1935) y Dársena con despertadores, escrita en 1936. Estas obras serán publicadas póstumamente en la década de los ochenta.

Pedro García Cabrera, uno de los poetas canarios más ilustres, demostró en muchas de sus obras el amor por su tierra. Vallehermoso, La Gomera. (FEDAC)

Militante del PSOE, ocupará puestos políticos en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y en el Cabildo de Tenerife. Con el alzamiento militar del 18 de julio de 1936 vino la encarcelación, deportación la condena a treinta años de cárcel. En 1945 se le concede la libertad vigilada. Romancero cautivo, Hombros de ausencia y Viaje al interior de tu voz son poemarios compuestos en estos años de privación que muestran su intensa dedicación a la literatura también en este período fatídico de su vida.

Ya en la década de los cincuenta comienza a publicar el resto de su producción: Días de alondra (1951), La esperanza me mantiene (1959), Vuelta a la isla (1968), Entre cuatro paredes (1968), Hora punta del hombre (1969), Las islas en que vivo (1971), Elegías muertas de hambre (1975), Ojos que no ven (1977) y Hacia la libertad (1979). Destacan también la antología A la mar fui por naranjas de 1981 y la novela Las fuentes no descansan.

Audio: Islas del despertar, (Ojos que no ven) – Pedro García Cabrera (pendiente)

DOMINGO LÓPEZ TORRES (Santa Cruz de Tenerife, 1910 - 1937) De formación autodidacta, publica sus primeros poemas en Hespérides y funda más tarde, junto con otros, la revista Cartones. Redactor de gaceta de arte, miembro de la Sección de Literatura del Círculo de Bellas Artes santacrucero y autor de dos poemarios que se publicaron póstumamente: Diario de un sol de verano y Lo imprevisto. En el volumen Surrealismo se incluyen algunos de sus escritos críticos. López Torres fue encarcelado en la prisión de Fyffes y arrojado al mar en un saco.

Audio: Lo imprevisto – Domingo López Torres (pendiente)

JOSE MARÍA DE LA ROSA (Madrid, 1908 - Santa Cruz de Tenerife, 1989) Formó parte de la redacción de gaceta de arte y debido a su puesto de funcionario del Ministerio de Hacienda hubo de marcharse a la Península hasta su regreso definitivo a Tenerife. Por entonces escribía en Gaceta semanal de las Artes y El Día. Toda su obra poética fue aglutinada bajo el título Despierta espera en 1966 e incluía los siguientes libros: Íntimo ser (1936), Vértice de sombras (1940), Ausencia (1945) y Viento o muerte (1950), que habían permanecido inéditos hasta entonces, además de Amor en el tiempo, Mundo y gentes y Paisajes.

  1/2