Buscar
Búsqueda avanzada
  3. MUNDO RURAL    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  >> Costumbres y tradiciones Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


Principales fiestas populares





Como la mayoría de las fiestas tradicionales españolas y canarias, las de Gran Canaria tienen una fuerte vinculación a lo sagrado, sobre todo, a la cultura y religión católica que, a su vez, está enmarcada en la tradición judeo-cristiana. En algunos casos aislados, este elemento sagrado se relaciona con ritos más atávicos y ancestrales, que beben tanto del mundo aborigen prehispánico como de religiones del mundo antiguo. Sólo recientemente han nacido fiestas no sagradas o puramente materiales, referidas a objetos y productos agrícolas. Y es que, en general, todas están vinculadas con el mundo rural.

Las fiestas suelen tener varias funciones: la principal es la interacción social de la comunidad (celebración pública y colectiva), y otra más minoritaria y utilitarista, generalmente enfocada a pedir cosas (agua, cosechas) a los dioses o santos. También sirven para el afianzamiento de la identidad del barrio o municipio y, más recientemente, como reclamo o producto turístico que ofrecer al visitante.

El modelo básico de la fiesta de Gran Canaria traspasa el nivel de la fiesta familiar para meterse de lleno en el mundo de las fiestas populares. En ellas, la expresión máxima se materializa en una verbena o en una comida entre gente, cuyos vínculos no son parentales.

En las fiestas populares de la isla abundan los puestos de artesanía tradicionales. (MC)

Para que una fiesta se celebre, ha de haber un motivo para que la gente se reúna; normalmente, el hecho de ser vecinos suele ser suficiente. En la mayoría de ellas se incluyen actos sencillos, tales como una misa, una procesión, una serie de actos culturales o deportivos, etc. Esto suele ser una buena manera de congregar a la mayoría de la comunidad.

La duración de estas celebraciones puede ser desde un fin de semana a una o dos semanas, pero siempre ajustándose al día principal de la fiesta, que suele ser un domingo. También se caracterizan por adquirir el nombre del santo bajo cuya advocación se ha erigido la iglesia del lugar. Su radio de influencia es muy local, puesto que su función principal es la de la integración social a pequeña escala. Al ser el modelo de fiesta de los barrios, es muy numerosa, ya que está presente en todos los municipios de la Isla.

En Gran Canaria, el ciclo festivo se extiende a lo largo de todo el año. A continuación, se describen las características principales de estas fiestas, basándonos en gran parte en el esquema propuesto por Don Gustavo Santana Jubells en Análisis de las Transformaciones del Sistema Festivo en Gran Canaria a finales del Siglo XX (www.fedac.org).



Fiestas y rituales del agua

Son unas celebraciones muy extendidas y comunes en el panorama festivo de la Isla. Suelen tener un ritual central en el que está presente el agua como componente básico. No es un ritual homogéneo, de hecho tiene algunas variantes dentro de la propia Isla. Por lo tanto, no se puede limitar al municipio de Agaete, que es la más conocida, puesto que también hay fiestas de este tipo en otros lugares como La Aldea de San Nicolás, Lomo Magullo (Telde), el Juncalillo (Gáldar), Guía, etc. Cada uno de ellos, a pesar de tener mucho en común, difieren entre sí tanto en rituales como en significación.

La Traída del Agua se celebra el 12 de Agosto y llega a convocar a más de 12.000 personas en Lomo Magullo, un pequeño barrio de las medianías teldenses. Nacida hace unos treinta años, eleva a la categoría de fiesta la costumbre de los jóvenes del lugar de ir a buscar agua a la acequia, que acaba en jolgorio, llenando y vaciando la talla o el balde. También busca la simbología aborigen de las gracias al dios Alcorac por la lluvia, regando las paredes del templo con leche y miel, costumbre que se mantuvo en el barrio hasta no hace mucho tiempo. Es ésta una fiesta declarada de Interés Turístico, engarzada entre las más importantes del verano en la Isla.

La Traída del Agua, Lomo Magullo, Telde. (Canarias 7)

La Fiesta del Charco se celebra cada 11 de septiembre dentro de las fiestas patronales de La Aldea. El acto más destacado es en el que la gente se tira al gran charco costero que está en la desembocadura del barranco de La Aldea, en medio de un gran jolgorio, para pescar y divertirse arrojando a otras personas al mismo. El origen de esta fiesta arranca desde la época aborigen, cuando los canarios pescaban en los charcos costeros, utilizando la técnica de la ‘embarbasca’, que consiste en adormecer a los peces con la savia de cardones y tabaibas, que tienen un gran poder narcotizante. No obstante, también hay autores que defienden la idea de que esta fiesta nace en el siglo XIX y que, por lo tanto, no es la pervivencia de un ritual aborigen.

La Bajada de la Rama es la fiesta principal de la Villa en honor a Nuestra Señora de las Nieves, celebrada el 5 de agosto. La imagen se encuentra en la ermita situada en el Puerto de las Nieves, en el municipio de Agaete. El 4 de agosto tiene lugar la Bajada de la Rama, acto festivo con reminiscencias rituales de los antiguos aborígenes (aunque también aquí existe la polémica de los que aseguran que su nacimiento es el siglo XIX). Miles de danzantes, al ritmo de una de las dos bandas del municipio, parten desde el centro del pueblo a la parte alta del mismo para coger trozos de ramas y bajar bailando con ellas hasta el santuario de la Virgen de las Nieves, en el Puerto. La comitiva festiva va encabezada por unos cabezudos o ‘papahuevos’ hechos de cartón y que representan a personajes populares del pueblo que, al girar con sus grandes manos, van golpeando a la multitud abriéndose paso entre ella. Estas fiestas fueron declaradas en 1972 de Interés Turístico Nacional.

Volver Arriba



Fiestas históricas

En Gran Canaria hubo tres acontecimientos determinantes que motivaron posteriores celebraciones: la conquista de la Isla por la Corona de Castilla en el siglo XV, los saqueos que sufrió durante el siglo XVI y el fenómeno de la emigración a América en los siglos XVIII y XIX.

La Conquista de Gran Canaria se celebró durante mucho tiempo el 29 de abril, porque tal día como ése de 1483 se realizó el acto que dio por finalizada la Conquista de la Isla. En cambio, grupos nacionalistas celebran una contra-fiesta en la Fortaleza de Ansite, como acto de rebeldía ante un acto festivo que ha sido instaurado en contra de su ideología, que persigue la independencia de Canarias y que entiende la Conquista como una invasión colonial castellana que rechazan.

El segundo acontecimiento histórico es el origen de otra fiesta, La naval. Aún se celebra en el Puerto de La Luz de la capital grancanaria en el mes de octubre, aunque tiene un origen confuso. Se mezclan hechos de armas, como la conmemoración de la Batalla de Lepanto en 1571, el ataque en 1595 del pirata Drake a la ciudad, y la toma de la misma en 1599 por el pirata holandés Pieter van der Does. En una fiesta en honor a la Virgen de la Luz y, además de diversos actos como procesiones, verbenas, etc., destaca la tradicional representación de la batalla naval entre el Barco y el Castillo.

El tercer gran hecho que marca la historia insular es la emigración, que se produce entre el Archipiélago y el continente americano durante los siglos XVIII y XIX. Muchos de estos canarios retornaron después a las Islas, y eran conocidos como ‘los indianos’ que volvían de las Américas (antiguas Indias). Hombres aventureros quehabían marchado un día y que ahora volvían a su pueblo, totalmente vestidos de blanco y con una fortuna. Estos emigrantes retornados influyen mucho en el panorama festivo canario, teniendo un claro ejemplo de ello en el pago de Las Lagunetas, en San Mateo, donde se celebra la Fiesta de Los Indianos y cuyo origen parece remontarse a 1909. No obstante, es en la isla de La Palma donde esta fiesta cuenta con mayor relevancia, dentro de la celebración de sus Carnavales.

Fiesta de Los Indianos de Las Lagunetas, San Mateo. (Ayto. San Mateo)

Volver Arriba



Fiestas agrícolas

La actividad agrícola era la base de la economía en la Isla hasta bien entrado el siglo XX, que ha dado paso al actual protagonismo del sector servicios. Para el campesino tradicional, las fiestas eran el lugar y el momento para garantizar, por medio de rituales, unas buenas cosechas y un año de abundantes lluvias. Se solicitaba ayuda divina en caso de sequía, quedando como prueba de ello las bajadas de la Virgen del Pino a Las Palmas de Gran Canaria, o las salidas del Cristo de Telde.

La Fiesta de la Virgen del Pino es la festividad mayor de Gran Canaria en honor a Nuestra Señora del Pino, la Patrona de la Diócesis Canariense. Se celebra cada 8 de septiembre, aunque los actos conmemorativos se desarrollan a lo largo de todo el mes. En estas semanas de celebración, Teror se convierte en lugar de peregrinación y punto de encuentro de miles de visitantes, ya que no se trata de una celebración local, sino de una festividad insular.

Es una fiesta de sentimientos populares, de fe, de caminantes y romeros, que se unen cada año para rendir honores a la Virgen y, al mismo tiempo, disfrutar del encuentro y la diversión. También un acto de concordia entre las distintas instituciones representadas en la Isla, tanto civiles como militares, presentes el Día de la Patrona.

La bajada del Cristo de Telde de la Basílica Menor de San Juan Bautista es, probablemente, la mejor expresión del fervor religioso de este pueblo. Un acto que cada mes de septiembre devuelve su esplendor fundacional a la parte más relevante de la ciudad.

En otras zonas de la Isla se celebraba una especie de juicio al santo al borde de un barranco. Allí los vecinos discutían si tirarlo o no al vacío, rezando una especie de oración-amenaza, ya que el santo no se había preocupado de proveer de lluvias al pueblo.

Se podría decir que aún quedan fiestas eminentemente agrícolas en Gran Canaria, aunque no tienen por qué estar vinculadas exclusivamente a la petición de agua. El grave problema que se cierne sobre estas tradiciones es el abandono de las actividades agrícolas por los avances tecnológicos, que está generando su progresiva desaparición.

Volver Arriba



Fiestas marineras

Suelen existir algunas dudas sobre quién es la patrona o patrón de los marineros. Unos celebran la fiesta con la Virgen del Carmen, y otros con San Telmo.

Lo cierto es que después del auge que tuvo San Telmo en los siglos XVI y XVII, pasa a decaer en el siglo XVIII. A partir de aquí aumenta la devoción por la Virgen del Carmen, que se fue reforzando con el tiempo, llegando hasta hoy en día, donde se celebran más de 40 fiestas en su honor. Hay que destacar la afluencia de público que tienen, y el curioso hecho de que existan celebraciones también en el interior de la Isla, a pesar de que a la Virgen se la vincule con la zona de costa.

Se realizan diversos actos, aunque destacan las procesiones marítimas. En Arguineguín (Mogán), por ejemplo, suben a la Virgen a bordo de un barco y la sacan al mar. También está la procesión nocturna que se celebra en el popular barrio de La Isleta (Las Palmas), donde la Virgen hace un recorrido por diferentes calles engalanadas con alfombras de diversos materiales hechas por el pueblo. Otros pueblos de costa donde se vive intensamente son San Bartolomé de Tirajana y Agaete En el interior de la Isla cabe citar las celebraciones que tienen lugar en El Zumacal, en Valleseco y en Santa Lucía de Tirajana.

Embarcación de la Virgen del Carmen, Arguineguín, Mogán. (AM)

Volver Arriba



Fiestas litúrgicas

Se trata de fiestas que se vinculan directamente a los ritos de la liturgia católica, que por su larga tradición, tienen un interés general.

Una de las de mayor tradición en la Isla es el Corpus Christi. Es una fiesta de la tradición católica que significa “Cuerpo de Cristo”. Según sus preceptos, el cuerpo de Jesús se transforma en un pan, que suele tener la forma de una oblea circular de color claro. Es el momento más importante de la Eucaristía, el principal rito de la popular misa. Esta forma consagrada se coloca en hermosos expositores de metales preciosos (sobre todo, de plata) y el octavo jueves después del Domingo de Pascua, se pasean por las calles de las ciudades y pueblos.

La fiesta en sí consiste en el modo en el que se decoran y engalanan las calles de las distintas ciudades y pueblos para recibir al ‘Cuerpo de Cristo’, generalmente, mediante bellas alfombras y tapices de diversos materiales (sal y flores). Esta fiesta ha sufrido muchas transformaciones, pasando su celebración de los jueves a los domingos, perdiendo en parte su carácter festivo.

En Gran Canaria destaca el Corpus Christi de Arucas, una de las fiestas más antiguas de la Isla, pues, según las crónicas, data de 1555. Actualmente posee la segunda de las dos únicas Asociaciones de Alfombristas de Corpus Christi que hay en Canarias (después de la de La Orotova, en Tenerife), lo que demuestra su gran arraigo popular.

Otras celebraciones importantes del calendario religioso son las Navidades y la Semana Santa. Se trata de fiestas religiosas de una gran importancia social a nivel nacional y, por ende, local. De hecho, suponen las pausas vacacionales del calendario escolar. Sin embargo, pese a ser secundadas en todos los lugares, no existe una celebración particular en la Isla que destaque como emblemática o singular.

Volver Arriba



Fiestas no religiosas

Una de las características de este tipo de fiestas es que toman el nombre de algún producto natural de la zona: Fiesta del Queso, Fiesta del Almendro en Flor, Fiesta del Albaricoque, Fiesta de la Naranja, etc.

Fiesta del queso de Gáldar. (AG)

La Fiesta del Queso se da en Santa María de Guía, celebrada de forma consecutiva en dos lugares del municipio: en el casco de Guía, durante el último fin de semana de abril, y en el barrio de Montaña Alta, durante el primero de mayo. Su finalidad es la de dar a conocer productos, actividades, platos, folklore, etc., típicos de la tierra y, sobre todo, intentar dar más nombre a un producto ancestral y muy afamado como es el Queso de Flor de Guía. Se realizan muestras de deportes autóctonos, festivales de folklore y existen puestos a modo de mercado donde poder degustar y comprar productos y platos típicos. También está la posibilidad de adquirir una gran gama de productos artesanales del mercado local, comarcal e insular.

La Fiesta del Almendro en Flor se celebra en el mes de febrero, cuando los almendros inundan el paisaje con sus flores blancas que anuncian la primavera. Destacan las de Tejeda y Valsequillo.

Desde antaño se viene celebrando en Santa María de Guía la Fiesta del Queso. (ASMG)

Además de fiestas con nombres de productos, podemos encontrar otras que se denominan simplemente ‘fiestas populares’. Son de reciente creación; aún en las primeras fases de su proceso de formación y consolidación. Suelen surgir en núcleos poblacionales que son consecuencia del desarrollo urbanístico reciente de la Isla, en un intento por adquirir identidad propia. Ante la ausencia de una imagen religiosa o de una iglesia, se recurre a la denominación de fiestas populares.

También se pueden incluir aquí determinados rituales o actos que, a pesar de estar vinculados a una fiesta en honor a un santo, tienen un marcado carácter no religioso. Un ejemplo de ello puede ser la Traída del Gofio en Agüimes, que está dentro de las Fiestas de la Virgen del Rosario, y que rememora la antigua costumbre de llevar al molino este elemento fundamental de la gastronomía canaria. Constituye una manifestación popular que recuerda y actualiza una de las muchas tradiciones históricas y culturales del pueblo de Agüimes.

Otro ejemplo es la Bajada del Macho, en Ingenio. Según los ancianos de este municipio, coincidiendo con el día de la Raza se fue instaurando como tradición, la bajada de un macho cabrío de las cumbres para que se apareara con las cabras del lugar. Este hecho constituyó el inicio de una feria caprina muy popular, luego transformándose en la Bajada del Macho.

Volver Arriba



Fiestas mágico-nocturnas

Podemos considerar una última categoría para agrupar y entender mejor las fiestas de Gran Canaria. Entran en él todas aquellas celebraciones vinculadas a la magia, a la oscuridad de la noche donde habitan brujas y demonios, donde sólo la luz puede espantar los miedos. En ellas se funden ritos vinculados a las denominadas ciencias ocultas u otras religiones (como las celtas), con la tradición católica.

Es el caso de la mítica celebración de la Noche de San Juan, vinculada directamente al solsticio de verano, la noche más corta del año. Esta noche esconde la magia de otros tiempos. Se hacen hogueras y se saltan; se quema todo lo antiguo y se pasa a una nueva etapa. Desde los tiempos más remotos, antes del cristianismo, se practican todo tipo de ritos vinculados a la purificación, a la fecundidad, a la solicitud de bonanzas y al alejamiento de males. Actualmente son fiestas muy masivas en las playas y zonas de costa.

Fuegos de la noche de San Juan, desde la Playa de Las Canteras, LPGC. (ALPGC)

El municipio de Valsequillo ha recuperado para la noche del 28 de septiembre una fiesta muy peculiar, la Suelta del perro maldito. Antiguamente se tenía la creencia de que durante la noche de San Miguel ­patrono de la villa—, el diablo en forma de perro se soltaba de las cadenas donde lo tenía agarrado el Arcángel San Miguel. Lo acompañaban las brujas y varios demonios, y empezaba la lucha entre la libertad y la represión, los miedos y las orgías, las fiestas y los encierros. Las mujeres y los niños se quedaban en las casas, ya que para ellos, especialmente, se trataba de una noche de terror.

Hoy en día, a las 12 de la noche, se apagan todas las luces del pueblo y comienza el espectáculo. Música en directo, fuegos, zancudos, efectos especiales, acrobacia, etc., son los elementos utilizados por el centenar de jóvenes participantes que hacen revivir a los espectadores esta tradición popular de forma nueva y participativa.

Volver Arriba



Los Carnavales

Finalmente, como un caso aparte de las fiestas de la Isla, aparecen los famosos Carnavales. Se trata de la fiesta de mayor repercusión de Gran Canaria, que ha desbordado y trascendido los límites populares de sus orígenes, vinculados a las fiestas de ‘Don Carnal’, el martes de carnaval (febrero o marzo), justo antes de entrar en el tiempo de la Cuaresma, a partir del Miércoles de Ceniza, que son los 30 días que sirven de preparación para la Semana Santa.

Como toda fiesta multitudinaria, ha perdido en parte su carácter popular y espontáneo, ya que se da prioridad a las grandes galas de Elección de la Reina, los concursos de murgas y comparsas, cabalgatas, etc., además de la reciente y famosa gala Drag Queen. Aunque los más famosos son los de la capital de Las Palmas de Gran Canaria, en muchos pueblos del interior, como Agüimes, los Carnavales también cuentan con una gran tradición.

Gala Drag Queen del Carnaval de LPGC. (ALPCG)

A pesar de todo, la esencia del Carnaval pervive. Durante algunos días, el pueblo alcanza ese sueño de convertirse en otra persona. Un niño puede ser una estrella de cine; el funcionario gris se convierte en alocada mujer; o el amante de la informática, en héroe de videojuego. Ésa es la verdadera naturaleza democratizadora y popular de los Carnavales.

Volver Arriba

  14/22