Buscar
Búsqueda avanzada
  MUNICIPIO DE PUERTO DEL ROSARIO    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía
  >> 2 EL PATRIMONIO RURAL >> COSTUMBRES Y TRADICIONES Versión para imprimir Escuchar artículo Metadata Patrocinadores Aumentar letra Disminuir letra  


LA VIVIENDA TRADICIONAL

Puerto del Rosario acogen verdaderas reliquias de la arquitectura tradicional, repartidas por su casco histórico (Puerto del Rosario, antiguo Puerto Cabras) y por los barrios del interior. Destacan los caseríos de Casillas de Ángel (Casa de La Medina y de Los Rugama), Tetir, La Ampuyenta (Casa Museo Doctor Mena), Tefía (Poblado y Ecomuseo de La Alcogida), El Time, La Matilla, etc.

2.15. Barrio de Tetir, primer asentamiento de población tras la conquista de la isla que se instala en lo que hoy es Puerto del Rosario, le seguirían Puerto Cabras, Puerto Lajas, etc. (www.fuerteventuraenimagenes.com)

Las materias primas

Los materiales para la construcción de la vivienda popular o tradicional de Fuerteventura tras la conquista siempre fueron escasos. Se utilizaban los del entorno y en muchos casos se recurría a la importación de los mismos desde otras islas, en especial de las islas occidentales, como en el caso de la madera de tea (corazón del pino canario).

En Fuerteventura la madera se sustituía por el tarajal (T.canariensis), la palmera (Phoenix canariensis), el drago o, ya a fines del siglo XIX, por los pitones de las piteras (A.americana). Todas ellas se empleaban como vigas para sostener la techumbre de la vivienda tradicional. El remate de los techos se hacía cubriéndolos con hojas de palmera o tarajal, incluso aulagas secas (L.arborescens), más una capa de torta de barro (barro mezclado con paja). El barro también se utilizaba para fabricar la teja. El caliche se transforma en cal para el encalado de las casas.

Varias tipologías

En general se pueden distinguir dos tipos de viviendas. Las edificaciones construidas en los siglos posteriores a la conquista de la isla con claras influencias coloniales o castellana y la vivienda tradicional majorera.

Al igual que para toda la isla, la casa humilde es lineal, en L o U, de una sola planta y a veces de dos, o con un pequeño sobrado, y de una dependencia a la que se van añadiendo más con el tiempo (comedor, sala de estar, cocina, dormitorio, corral, granero, etc.). El suelo es de tierra o de hormigón apisonado. La casa majorera posee un patio lateral cerrado por muros o central rodeado por las diferentes dependencias. La vivienda tradicional apenas tiene ventanas y si muchas puertas. Destaca la 'tahona', molino harinero tirado por una bestia o camello. Cabe destacar la Casa de La Alcogida en el barrio de Tefía.

2.16. Ecomuseo de La Alcogida en el barrio de Tefía, un ejemplo de vivienda tradicional majorera donde se puede apreciar el típico tejado de torta de barro, un horno de pan, un pequeño sobrado, una tahona para moler el grano, eras, caños, aljibes y coladeras. Apenas hay ventanas y todas la puertas se orientan al sur.(www.fuerteventuraenimagenes.com)

En un primer momento la casa es construida de piedra. Con el tiempo se le añade un encalando de cal, adornado en determinadas ocasiones por una franja de color que bordea la edificación, las exiguas ventanas y las puertas. También se dejan algunas piedras al descubierto. Destacan los techos de torta de barro apisonado o de paja que debían renovarse periódicamente. El techo tiene forma rectangular e inversa a un tejado común para aprovechar el agua de la lluvia, agua que se almacena en un aljibe ubicado en el patio.

La vieja casona burguesa como la Casa de Los Rugama en el barrio de Casilla de Ángel y otras en Tetir, pertenecían a la burguesía agraria relacionada con el cultivo del cereal, y más recientes en el tiempo, con la exportación de tintes (cochinilla y orchilla).

Las paredes se construyen de piedra y mortero de cal y barro, pintada habitualmente de cal y con sillares en esquineros y portadas. Las hay de uno y dos pisos, de plantas variadas, patio interior en alguna de ellas, escaleras y balcones de madera y techos de teja árabe. En la casa noble abunda el uso de la piedra y la madera decorada en balcones, puertas y ventanas. El aljibe para almacenar el agua de la lluvia es un elemento primordial en los patios de las casas debido a las repetidas sequías.

2.17. Casa de Los Rumaga, un bello ejemplo de vivienda tradicional. El uso de la madera, en muchos casos importada, se puede observar en balcones, ventanas, puertas y en el armazón de los tejados. (www.fuerteventuraenimagenes.com)
  12/17