Buscar
Búsqueda avanzada
  13. EL SIGLO XVIII EN CANARIAS    
 
<
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía

El General Don Antonio Gutiérrez ...

El General Don Antonio Gutiérrez comunica al Secretario de Guerra la victoria sobre los ingleses, primer parte conducido por el propio almirante inglés

Julio 25, Santa Cruz de Tenerife.

Exmo. Señor.

El día 22 del corriente amaneció enfrente de esta Plaza una escuadra inglesa, con sus lanchas, formadas en dos divisiones: la primera, ya muy cerca de tierra y pronta a desembarcar sus tropas por nuestra izquierda, mandé hacer la señal de alarma, y a ella viraron y bogaron en vuelta de fuera las lanchas enemigas.

A la siete volvieron a seguir su primera dirección, desembarcando fuera del alcance de nuestro cañón, por la playa del Valle del Bufadero, y se apoderaron de una colina llamada del Valle Seco, en cuya inmediación fondearon las tres fragatas; inmediatamente hice tomar todas las alturas dominantes, y asegurar los desfiladeros, de forma que viendo frustradas por esta parte sus ideas, después de haber mantenido su posición todo el día, se reembarcaron durante aquella noche, y al amanecer del día siguiente, haciéndose a la vela el todo de la escuadra.

El 24, amaneció esta a la vista con otro navío de aumento; se mantuvo boltegeando, y por la tarde fondeó sobre nuestra izquierda, dando indicios de querer atacar el castillo de Paso Alto.

Estos preparativos, lejos de engañarme, me persuadieron que su verdadera intención era atacar y asaltar el frente; por lo que di las disposiciones que me parecieron convenientes para en tal caso rechazarlos sin por esto desatender la izquierda.

Efectivamente, al anochecer del día de ayer acercaron a Paso Alto una fragata y la bombardera, empezando a bombardear dicho castillo, a las dos y media de la madrugada asaltaron el frente por distintos puntos y en todos con arrojo y vigor, consiguiendo, a pesar de nuestra bien dirigida metralla, internar sus tropas en el pueblo, y estuvieron estas peleando con las nuestras hasta que a las cuatro de esta mañana solicitaron que yo les entregase la Plaza, en cuyo caso a nadie perjudicarían y que de lo contrario la incendiarían; respondí que aún tenía pólvora, balas y gente; continuaron batiéndose; sucesivamente se presentó un oficial a nombre del comandante manifestándome que no era su intención perjudicar a nadie en su persona, sus intereses, y que así no nos molestaría si les entregaba los caudales de S.M., pero que de lo contrario no podía responder de las consecuencias; di la misma respuesta, y a corto rato vino a parlamentar el segundo comandante de la tropa, haciendo igual propuesta; a la cual contesté en los propios términos que a las anteriores, y por fin convenimos en lo que consta de la adjunta copia del papel escrito por el mismo oficial y ratificado por el comandante principal.

Los ingleses tuvieron una considerable pérdida, pues malogrado el objeto de tan costosa expedición, mandada por oficiales del mayor crédito, su Almirante, Nelson, perdió un brazo, su segundo, Andrews, fue herido igualmente que otros varios oficiales. Murió el Capitán Bowen y muchos soldados, siendo también considerable entre éstos el número de heridos, y nuestra pérdida de corta consideración.

Hago esta relación muy de prisa, por haberme ofrecido el mismo Almirante que haría llegar con seguridad por Lagos, o Cádiz, cualesquiera pliegos que yo quisiera remitir, y reservo para otra ocasión hacerla más circunstanciada, sin deber por eso omitir ahora el suplicar a V.E. que al tiempo de enterar al Rey de la Gloria que han conseguido sus Reales Armas, se sirva hacerle también presente que solo deseo ocasiones en que acreditar mi celo por su mejor servicio y mi amor a su Real Persona.

Dios guarde a V.E. muchos años. Santa Cruz de Tenerife, 25 de julio de 1797, Antonio Gutiérrez.

Exmo. Señor don Juan Manuel Álvarez.