Buscar
Búsqueda avanzada
  16. LA NARRATIVA CANARIA DEL SIGLO XX (DESDE LOS AÑOS SETENTA)    
 
    Índice de contenidos
    Temas relacionados
    Enmarque del tema
    Complementos
    Material multimedia
      Imágenes
      Videos
      Animaciones
 
    Léxico
    Artículos de ampliación
    Aportaciones externas
    Notas eruditas
    Orientaciones y debate
    Bibliografía

La canción del morrocoyo

Praxes se había cogido del brazo izquierdo de Ezrael y caminaba lentamente, marcando el paso de siempre, obligando a su lazarillo a acortar el andar. La lentitud hizo cobrar en Ezrael Román un ánimo de salita de espera. Comenzó a observar la calle, una calle de verdad, con los transeúntes en movimientos rápidos, bruscos o pausados; paseos en cubierta de barco: paseos que saca de la mar y mete en el cielo; paseos de busco-novios; paseos de cuatro en fondo con las miradas vivarachas, las faldas muy cortas y el ir y venir en zig-zag del ataque por sorpresa, paseos de esa misma calle, porque la catedral queda en un extremo, en el centro, -y hay que cruzarla-. Que siempre trae suerte persignarse ante la puerta romántica, y es señal de respeto a todo lo divino que ella guarda; un andar lento que hace detener la mirada en las ventanas abiertas, mirada que intenta penetrar en las cuatro paredes que guardan mundos que se acaban, que nacen y mueren. Y aquella niña, ¡qué muñeca!, ¿por qué llora? Un trozo de pan duro en la manita que le gusta utilizar y la saliva y los mocos mojando su cariña de luna llena. No llora por los sufrimientos del mundo, mi niña, llora por nada. Y eso está bien.

[De La canción del morrocoyo]